viernes, 18 de diciembre de 2015

Fijate de que lado de la mecha te encontrás

¿Ahora me vienen a hablar de hermandad? ¿De unión de todos los argentinos? ¿De tolerancia? ¿De respeto?

Se pasaron doce años puteando al gobierno (y a los militantes) desde todos los ángulos. Nos dijeron "chorros", "vagos", "que íbamos por el chori y la coca", dijeron que Cristina era bipolar y Maximo drogadicto, dijeron que La Campora tenia armas escondidas esperando para usarse, hace un par de días dijeron que Cristina llamó a Maduro para que armase a La Campora, dijeron que Nestor no estaba en el cajón, que estaba en alguna isla del caribe, dijeron que no se había muerto, dijeron que lo mató Cristina, dijeron que Máximo solo servia para jugar a la play, dijeron que nos pagaban un sueldo por "militar en facebook", dijeron que nuestras convicciones eran pagas, dijeron que hacíamos campaña del miedo, dijeron que Vatayón sacaba presos para llevarlos a actos, dijeron que los actores que apoyaban a este gobierno lo hacían porque recibían un subsidio, dijeron que solo eramos aplaudidores, nos dijeron focas, dijeron que Cristina no iba a terminar el mandato, dijeron que iba a volver hecha una planta, dijeron que se moría antes de las elecciones, dijeron que eramos ñoquis, negros y que merecíamos sufrir, dijeron que Cristina era yegua, terca, bruta, soberbia, testaruda, que se acostaba con éste o con aquel, dijeron que los nietos recuperados y los genocidas condenados eran un curro, dijeron todo lo que quisieron decir y más también. Y ahora resulta que porque ganaron una elección presidencial (democraticamente ganada) ¿tenemos que olvidarnos de todas las ofensas y trabajar juntos porque vino un tipo con un discurso de pastor evangelista entonces todos debemos creerle, tomarnos de la mano y cantar "All you need is love" y cerrar esa "grieta"?

¿Saben qué? A mi me gusta que exista esa grieta. Si, me gusta que exista esa grieta entre y tipos y minas que creen que los DDHH son un curro y muchos otros que pensamos que tienen que ser una política de estado central. 

Yo quiero estar lejos de esa gente que trae a tipos y a minas a cargos públicos porque les deben favores como ser Avila en politicas universitarias, o el marido de Mariana Fabiani que vaya al frente de canal 7. 

Me gusta estar en la vereda opuesta de la economía de libre mercado que va a abrir las importaciones y se va a cagar en la industria nacional, porque no se va a poder competir de igual a igual con los productos extranjeros. 

Prefiero estar lejos de minas y tipos que dicen que estamos en una dictadura, que denunciar fraude cuando los resultados de las elecciones no son como ellos pretenden y se quedan callados cuando les favorecen. Elijo estar lejos de los que no respetan la voluntad popular.

Adoro estar del otro lado de periodistas que se hacen llamar independientes pero que defienden a los grandes medios económicos que tan mal le hicieron a éste país. 

Me gusta estar lejos de esos que dicen que la AUH se va por la canaleta del juego y de la droga.


Y como leí por ahí y adhiero cien por cien:

"A mí me gustan las grietas que separan lo claro de lo oscuro, lo árido de lo fértil, lo individual de lo colectivo, el amor del odio, lo cálido de lo frío, la verdad con errores pero humilde de la hipocresía. Me gustan las grietas además, porque he visto muchas veces, crecer florcitas obstinadas y hermosas, entre las grietas más tristes de los muros más altos y las zanjas más feroces. No me vengan con estar todos unidos. Yo no odio. Los que me conocen saben que no odio. Pero nunca voy a estar de ese lado de la orilla de los que sí odian porque se sienten asustados o superiores.
Unanse ustedes, y si quieren, cambien. 
Todo lindo, cada uno en su orilla"