martes, 19 de enero de 2010

Ay Gitano ¿Por qué te vas?

El 04 de enero de este año falleció Sandro.

No voy a decir nada acerca de su vasta obra, o acerca de la cantidad de personas que se conocieron gracias a su música, o de la cantidad de mujeres que le revolearon su ropa interior, o si sus herederos, producto de esto último, van a ponerse una lencería.

Solo espero que sirva para darnos cuenta de dos cosas:

1) La importancia de ser donante de órganos. De acuerdo al INCUCAI, a las 23:01 del 19-01-2010, hay 5911 pacientes en espera, 36 transplantes en este año y solo 16 donantes reales.

¿Una vez firmada el acta, se puede cambiar de opinión? El acto de donar es libre y voluntario. Siempre se puede cambiar de opinión.

2) No importa cuan famoso seas o cuanta plata tengas, la nicotina te mata.


Mención especial para la gente de Clarin que para el 21 de noviembre de 2009, tenía esto preparado. Periodismo de anticipación que le dicen.

Este es mi pequeño homenaje. Esa noche yo estaba ahí. El sonido no es el mejor, pero el pogo fue de lo mas lindo.

6 comentarios:

Ramiro dijo...

Es cierto, hay que donar órganos antes que venga una mina hermosa en un boliche, te la levantes, te invite a su dpto y de pronto te despiertes en una bañera sin los riñones!!!

Hablando en serio, hay que donar.

Abrazo

Sheeba Baby dijo...

Si, yo soy donante desde los 16 cuando hice el documento nuevo, que ahora es viejo y tendré que volver a hacer, pero igual en mi carnet de conducir dice que soy donante. Saludos Pable.

K dijo...

yo soy donante pero no quiero donar, o sea... se entiende?

LuLú dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
esmeralda dijo...

Tenemos que entender la importancia de la donaciond e organos. Aca dejo un numero del incucai donde dan informacion facil y rapida 0800-555-4628. Dicho sea de paso miren la pag 7 de su dni.
Bueno, me extendi
beso pable

Pable dijo...

Sr Ramiro: Eso le pasó al amigo de un amigo de un amigo de un amigo del primo de un amigo...
Srta Sheeba: Sinceramente, no esperaba otra cosa de usted.
Sr K: Bienvenido. Se entiende, se entiende.
Srta Esmeralda: No hay límite para el comentario, y menos para usted. Extiéndase a gusto.